Las bifurcaciones (forks) del btc.

Las bifurcaciones son algo inevitable en una tecnología y comunidad que tiende a crear variaciones y actualizaciones constantes, teniendo en cuenta que hay disensiones y distintas formas de abarcar problemas técnicos de un sistema que fue diseñado para renovarse a sí mismo a través de la comunidad. Tal es el caso del Bitcoin.

Desde que el Bitcoin se lanzó, esta criptomoneda y su blockchain han ido adquiriendo más notoriedad y cada vez más usuarios se están lanzando a usarla por el enorme potencial que tiene. Pero muchos usuarios de perfil más técnico han podido constatar que su tecnología abre camino a muchas más aplicaciones y variaciones de las que en principio se podía imaginar.

 

El bitcoin y su blockchain trazó una senda de mayores desarrollos conforme se vio que se trataba de una tecnología ciertamente mejorable pero actualizable y las soluciones y mejoras que se han y se habían propuesto han devenido en nuevos proyectos de blockchain surgidos o no del código fuente del Bitcoin. Ni que decir tiene que el bitcoin y su blockchain sirvió de inspiración para crear otros protocolos distintos, pero en otros casos se han desarrollado totalmente partiendo de este protocolo pero generando otra cadena de bloques separada del tronco común. Esto es lo que se ha dado en llamar Bifurcación o “fork” en inglés.

En efecto, la emisión de altcoins a partir del código fuente del BTC no es tan difícil de realizar dada la naturaleza del Bitcoin como código abierto y sobre el que es relativamente fácil realizar cambios para crear una desviación del código original llamada bifurcación y que por tanto se trataría de una cadena de bloques alternativa. Así ha sucedido incontables veces ya, pudiéndose hablar como caso práctico de estudio muy conocido la escisión del bitcoin original en una cadena de bloques alternativa llamada “Bitcoin Cash (BCH)” allá por agosto de 2017. Con este fork lo que se consiguió algunas mejoras con respecto al bitcoin original (llamado Bitcoin Core) en términos de rapidez y escalabilidad sobre todo.

A partir de 2014-2015, el bitcoin se volvió más popular y cada vez más gente comenzó a usarlo y es cuando a su vez el sistema se empezó a colapsar y ralentizar y e incluso a aumentar sus costes de transacción. Una facción de la comunidad Bitcoin no quiso cambiar nada, y otra quería mejorar el sistema en cuanto escalabilidad y coste-eficiencia. Ante estas dos facciones solo cabía buscar el consenso o si no se alcanzaba simplemente se tenía que dividir el blockchain de bitcoin en dos partes con desarrollos diferentes, y así paso que en agosto de 2017 nació Bitcoin Cash como una cadena de bloques distinta venida del bitcoin Core o bitcoin original.

Con el nuevo blockchain del Bitcoin Cash, los bloques podían pesar más (al principio de 8 MB y ahora pueden ser de 32) y llevar más transacciones en cada bloque por lo que éstas pueden ser 8 veces más rápidas en la red de BCH pero claro de todas maneras es una red mucho menos extensa y transporta muchas menos transacciones.

Dicho esto, podemos definir un Fork o Bifurcación de criptomonedas como:

“La división de un blockchain en dos cadenas de bloques en la que una de las dos sigue una sucesión de bloques diferentes desde ese momento y por tanto otro algoritmo distinto aunque tenga el mismo origen o código fuente.”

Tipos principales de forks:

Hay dos tipos principales de forks de criptomonedas: el suave o “Soft Fork” y el duro o “Hard Fork”.

  1. El Soft Fork ocurre cuando una actualización tiene lugar y el blockchain permanece incluso válido aun después de la actualización. Un ejemplo es el soft fork de SegWit en Bitcoin en el que se actualiza la dirección de billeteras usando el mismo blockchain pero mejorado.
  2. Un Hard Fork ocurre cuando la antigua versión del Blockchain permanece válida pero a partir de ahí un nuevo blockchain se divide del tronco y origina una nueva criptomoneda teniendo como ejemplos el hard fork de Bitcoin Cash (BCH), Bitcoin Gold (BTG) y SegWit2x.

Volviendo al caso de estudio del Bitcoin Core (BTC) y el Bitcoin Cash (BCH), hubo una falta de consenso y entendimiento entre las dos comunidades entrando en una gran polémica aunque al final el protocolo del Blockchain de bitcoin tenía que mejorarse de cualquier maneras por problemas de saturación y falta de escalibilidad. No pudieron ponerse de acuerdo en el modo de hacerlo. Fue despues de la escisión del BCH cuando bitcoin realizó una actualización o Fork Suave introduciendo el protocolo SegWit para dar respuesta a los problemas técnicos que se estaban produciendo.

Como se puede observar en la figura siguiente, el año 2017 fue muy azaroso para el blockchain del Bitcoin Core, ya que hubo 3 hard forks y 1 soft fork.

Y en los años siguientes le siguieron muchos más blockchain escindidos como el del Bitcoin Cash, y todos con el nombre bitcoin seguido de una segunda denominación. También ha habido nuevos blockchains que si bien no son forks del Bitcoin si se han creado partiendo del código fuente del blockchain del bitcoin como es el caso de la criptomoneda Litecoin (LTC) que es una de las clásicas dentro de top 10 del CoinMarketCap, lo que aportaba LTC es una disminución del tiempo de minado de 10 a 2,5 segundos y un suministro de monedas de hasta 84 millones en contraposición a los 21 millones del BTC. Incluso Bitcoin Cash tuvo varios Forks, tratándose de un fork del que provienen otras bifurcaciones, como pueden ser Bitcoin SV y Bitcoin Cash ABC.

 

Las bifurcaciones son algo inevitable en una tecnología y comunidad que tiende a crear variaciones y actualizaciones constantes, teniendo en cuenta que hay disensiones y distintas formas de abarcar problemas técnicos de un sistema que fue diseñado para renovarse a sí mismo a través de la comunidad. Muchos creen que los “forks” ayudan a que muchos desarrolladores, mineros e inversores se involucren en el sistema para intentar mejorarlo y actualizarlo aunque ello conlleve discrepancias y polémicas como es lógico.

Bitcoin ha tenido su altas y bajas porque conforme se consigue la adopción masiva se plantean problemas de difícil solución en términos de conseguir acuerdos aunque tecnológicamente sean abarcables y solucionables ya que esta tipo de tecnología goza de flexibilidad al ser de código libre y descentralizada. Tanto la trayectoria del protocolo bitcoin como la moneda es complejo y siempre en evolución por lo que no se descarta nuevas bifurcaciones o por lo menos actualizaciones y mejoras como no podría ser de otra manera.